Los residuos llegan a la planta, en la misma se separan y clasifican según su tipo de material.
Una vez realizado esto, se prensan, enfardan y se acopian disponiéndolos para la venta.